Patrimonio cultural

El Joropo y sus figuras básicas

Si alguna palabra está asociada con la esencia de la cultura venezolana esa es “Joropo”. En el pasado se refería a una fiesta o baile popular y hoy se refiere más bien a una forma musical tradicional que el venezolano ha hecho suya como símbolo emblemático de la identidad.

Se trata de un baile alegre que cumple la función de reunir y divertir, al que cada región le imprime su propia esencia desarrollando nuevos pasos y figuras que distinguen cada una de las variantes. Sin embargo, existen figuras básicas que siempre se conservan y se combinan para crear una rica y armoniosa danza, que ha hecho del joropo el baile nacional. Las principales son:

El valsiao, figura con la que se da inicio al baile, que proviene del vals europeo. Las parejas suavemente abrazadas recorren el espacio de baile, marcando el paso de tres tiempos propio del vals.

El escobillao, paso básico del joropo, los bailarines colocados de frente mueven los pies a manera de cortos avances y retrocesos como si le estuvieran cepillando el suelo.

El zapatiao, es conocido por su carácter varonil, pues sólo el hombre hace sonar sus pisadas en el suelo, mientras la mujer se limita a escobillar.

joropoEl Joropo se extiende por todo el territorio nacional, y según la región recibe el nombre de: Joropo Llanero, que se interpreta en los estados Guárico, Portuguesa, Barinas y Apure, y se extiende hasta los llanos colombianos; Joropo Central, de los estados Miranda, Aragua y Carabobo y Joropo Oriental, que se ejecuta en los estados Sucre y Monagas.

El Joropo Central, una forma distintiva del joropo central es la revuelta, la cual se compone de 4 partes o secciones entrelazadas entre sí, sin interrupción (pasaje, yaguaso, guabina, y marisela). Sus cantos están hechos en honor a la patria, a la mujer, al dolor que produce el desamor y van acompañados de un baile elegante en el que se conservan las figuras básicas.

El Joropo Llanero, se caracteriza por un sistema de secuencias armónicas fijas que lo largo de la historia, se convirtieron en formas musicales: golpes y pasajes. Los “Golpes” destacan el espíritu desafiante y guerrero de los llaneros, lo heroico, lo patriótico. Mientras que el “Pasaje” es de carácter más sereno, se canta al amor y a la tierra. En los llanos se destaca una diversidad de firmas de joropo de gran riqueza musical: El pajarillo, La catira, Zumba que zumba, San Rafael, Seis por derecho, Seis perreao, y Quirpa.

En cuanto al baile además de las figuras básicas existen otras originales o variaciones de las básicas (toriao, cuartiao, figuriao, y el remolino).

El Joropo Oriental, en oriente se habla tanto del joropo propiamente dicho, como de una variante muy popular, favorable para el baile y la improvisación: el Joropo con estribillo. Es excelente para la improvisación tanto del ejecutante como del cantante, quien construye un texto poético, donde a través de la repetición y una gran firmeza rítmica, el sello africano se sobrepone al indígena y al hispano. Otro elemento que distingue al Joropo Oriental es la elegancia de su baile, en él, en vez de zapatear se van deslizando por el piso, bordeando la melodía sin alzar los pies ni realizar movimientos bruscos de cadera.

Además de los joropos antes mencionados también existen el Joropo Andino, el Joropo Centro Occidental y el Joropo Guayanés, que provienen de las variantes de los joropos tradicionales, pero que no son tan conocidos.