Skip to main content
Cultura popular

Fiestas del solsticio de invierno

La palabra solsticio es una voz latina compuesta de sol y sistere, que significa literalmente sol detenido. En el de verano, el sol se eleva imperceptiblemente en el cielo en relación con el día anterior; el día del solsticio, entre el 21 y 22 de junio, determina el día más largo del año, cuando en el hemisferio norte el sol ilumina un mayor número de horas entre el amanecer y el ocaso.

En el solsticio de invierno, que ocurre entre el 21 y 22 de diciembre, también en el hemisferio norte, el sol alcanza su altura más baja y determina el día más corto del año, es decir, ilumina en esa fecha el número más corto de horas entre el amanecer y el ocaso, y se considera este día el primero de la estación de invierno. Cuando comienza el verano en el hemisferio norte, simultáneamente se inicia el invierno en el hemisferio sur, debido a que cada hemisferio recibe más o menos directamente los rayos del sol según su posición geográfica. Así mismo, cuando se inicia la primavera en el hemisferio norte, el mismo día se inicia el otoño en el hemisferio sur.

Alrededor de las fechas de los solsticios y equinoccios, que como sabemos han marcado desde siempre los cambios estacionales por corresponder al movimiento cíclico de la tierra, se establecieron desde tiempos inmemoriales ciclos festivos o conmemorativos, para homenajear a seres sobrenaturales en diferentes regiones, pueblos y culturas.

solsticio inviernoLas celebraciones asociadas con el solsticio de invierno se extienden desde Navidad hasta Carnaval, período en el que se realizan en Venezuela —y en todos los países iberoamericanos— numerosos festejos con masiva participación popular. Pese a que se estima que en general han disminuido la creencia y las manifestaciones religiosas tradicionales, el período correspondiente al solsticio de invierno mantiene en las diversas regiones del país su sentido ritual y una amplia variedad de manifestaciones, con particulares características, asociadas a las fechas establecidas por la Iglesia católica para rememorar diferentes acontecimientos de la Historia Sagrada, desde antiguos tiempos.

Como ya hemos reseñado, las celebraciones relacionadas con la Navidad cubrieron muy antiguas y variadas ceremonias asociadas con el solsticio de invierno en la región mediterránea, desde donde fueron trasladadas a los países americanos; en ellas se manifiesta claramente su diversidad de orígenes. Los festejos asociados al nacimiento de Jesús tienen su punto más importante el día 24 de diciembre y culminan el 2 de febrero, cuando se cumplen cuarenta días de ese hecho, y se recuerda su Presentación en el Templo y la Purificación de la Virgen María. En todas las iglesias se realizan ceremonias en honor de Nuestra Señora de la Candelaria y se distribuyen entre los fieles las velas llamadas «del alma», que se guardan en los hogares para encenderlas en momentos especiales. Se cierra en este día el ciclo festivo de Navidad. En los hogares se guardan, hasta el próximo año, nacimientos y adornos propios de la época.

Desde fines de diciembre y culminando el 6 de enero, día de los Reyes Magos, poblaciones del occidente del país de los estados Zulia, Mérida, Trujillo, Falcón y Lara celebran gozosamente las fiestas en honor de San Benito de Palermo, con concurridas procesiones y pago de promesas, a las que se unen vistosas danzas con rasgos diferentes acordes con las tradiciones locales o regionales.

En el sur del lago y áreas andinas se suman los festejos a San Benito a los del nacimiento de Jesús, se cantan aguinaldos y se realizan ceremonias como las del robo y búsqueda de la imagen de Jesús, en las que participan directivos y miembros de la cofradía del santo negro. Culmina el ciclo de fiestas del solsticio de invierno con el Carnaval y en algunos lugares, con los festejos que celebran su entierro los martes de Carnaval y miércoles de ceniza. Este día se impone a los cristianos en las iglesias la cruz de ceniza en la frente.

La Navidad, que rememora jubilosamente el nacimiento de Jesús, coincide casi con el solsticio de invierno y el de verano con el día de San Juan, que fue una fecha importantísima para los cristianos y que actualmente ha perdido en gran medida la trascendencia e importancia que tuvo por siglos en Europa y posteriormente en América. Estos son los dos únicos nacimientos que celebra la Iglesia católica desde tiempos remotos.

 

Texto extraído del libro Fiestas tradicionales de Venezuela, editado por Fundación Bigott.