Patrimonio cultural

Vienen los Reyes Magos

By 02/01/2018 enero 5th, 2018 No Comments

“Soy la Estrella del Mesías/ de lo más reluciente/por eso soy la guía/ de estos tres reyes de Oriente…”

San Miguel de Boconó en el estado Trujillo, es un poblado donde los Reyes Magos aparecen entre la multitud para cumplir con el ritual que cada año tiene más seguidores. En esta ocasión se les ve bajar en sus caballos desde las lomas cercanas. Un promesero, denominado la estrella, les guía hasta el sitio donde serán recibidos por lugareños y visitantes (“la entrada vieja del pueblo”). Los Pastores, con vestimentas coloridas, escoltan las sagradas imágenes del Niño Jesús y San Benito. Música y cantos diversos se hacen oír, los tambores del Santo negro repican en su honor, así les conducirán hasta la iglesia donde cada rey hará entrega, al Niño Dios, los regalos citados en las escrituras bíblicas (oro, incienso y mirra), en un acto en el que, previo a la entrega, dedicarán versos de alabanza:

“Del Oriente vengo/ en busca de mi Rey/por una estrella he sabido, / que fue nacido en Belén/mirra te traigo/ te doy como mi gran rey…/siendo esta mi ofrenda/ ¡oh!, Dios de Israel…”

Seis de enero es el gran encuentro en San Miguel, sin embargo, la celebración da inicio tres meses antes (primer viernes de octubre), cuando las comparsas de pastores acompañan a la imagen del Niño en su visita a cada casa de la comunidad para hacer la invitación a la fiesta central: Cabimbú, Piedra Gorda, Juan Ignacio, Potrerito, Cerro de Agua Fría, Río Blanco, Río Azul, La Loma de San Miguel, entre otras.
En otros países también estos misteriosos personajes son parte importante de la Navidad. Se sabe que en España el día de Reyes es celebrado con fastuoso desfile, carrozas, disfraces, bandas musicales y danzas. En México, los Magos representan para los niños las figuras más esperadas por los regalos que previamente han pedido, y para estar a tono con la magia y la ilusión infantil, la administración postal de México ha llegado a organizar jornadas especiales para recibir las cartas y hacerlas llegar a sus fantásticos destinatarios.

Los Reyes Magos son entonces símbolos importantes de la Navidad, son ellos inspiradores de la idea del regalo para los más pequeños, pero ¿quiénes eran? ¿De qué lugar específico de Oriente llegaron? ¿Realmente eran tres? ¿eran sus nombres Melchor, Gaspar y Baltazar?

Una de las principales fuentes donde se les menciona es la Biblia (Evangelio de San Mateo, Capítulo 2), también en los Evangelios Apócrifos. Hay en el Evangelio de San Mateo una breve referencia de ellos, pero no dice cuándo, cuántos, ni cómo se llamaban. Sí dice en qué consistían los regalos: oro, incienso y mirra, lo cual, según Guiance, cumplen una función reveladora de la nobleza del recién nacido. Es en los evangelios apócrifos donde se puede hallar más detalles, sin embargo, la información contenida en los mismos es diversa: “(…)Cinco de ellos hacen referencia a la visita de los Reyes Magos(…) En el caso de los tres primeros, no figura dato alguno que nos indique el número o la condición de estos personajes, a quienes se cita simplemente como los ‘magos’(…) la tradición oriental hablará de doce magos, en tanto la occidental indicará que sólo eran tres” (Guiance, Ariel. 1999)

Además de la cantidad, su procedencia ha sido tema de debates, basta con una breve consulta a algunos documentos y encontraremos variedad de hipótesis:  Arabia, Persia, Caldea forman parte de ellas. Pero no son más que eso, hipótesis. El Evangelio de San Mateo no abunda en especificaciones. Los nombres: Melchor, Gaspar y Baltasar no aparecen en los versículos del citado capítulo, menos el color de su piel que, según estudiosos, se debe más a estrategias de imposición simbólica.

Otras referencias agregan más incertidumbre en torno a los Reyes Magos: “Su vestimenta también ha cambiado con el tiempo, porque en el arte cristiano primitivo vestían el traje persa de los sacerdotes de Mitra, es decir, gorro frigio y naxyrides o pantalones. (…) También pueden aparecer vistiendo jubón, calzas y zapatos de punta retorcida, mientras que la pintura barroca tocó a Baltasar con un voluminoso turbante y aretes en las orejas, (…). Se supone que formaban parte de una cerrada casta de sacerdotes mazdéicos en Persia , dedicando su vida al estudio de los astros y de los sueños”
(Calero R. Clementina: Revista Latente, 11; 2013, PP. 113-130 13).

Hay numerosas teorías sobre la estrella que los guiò asociándola a algunos de los varios fenómenos estelares ocurridos en la época: cometas, supernova, un astro en particular o la conjunción de varios.

Los Reyes Magos son elementos claves de la nutrida simbología cristiana y fuente de estímulo al imaginario colectivo del cual, paradójicamente, las alegrías, pero también las tristezas, no son ajenas cuando de hacer felices a los niños se trata. Esto si se considera la particularidad de los presentes que hacen llegar a la diversa chiquillería que con cándida ilusión aguarda.

Texto escrito por José Esteban Pérez.

Descubre más:
San Miguel de Boconó, Pastores del Niño Jesús y los Tres Reyes Magos (26:14)

“Encantadores Pueblos Andinos” Pastores de San Miguel 37:28)

Los reyes magos documental History Channel (52:28)

La polémica antuudía en la castilla bajomedieval: la historia de los reyes magos  http://www.colmich.edu.mx/relaciones25/files/revistas/077/ArielGuiance.pdf