Calendario de fiestas

Celebración a San Juan Bautista

El día más largo del año a ritmo del tambor

Cada 24 de junio, en todo el mundo cristiano se conmemora el nacimiento de San Juan Bautista, la fecha coincide con las fiestas del solsticio de verano, específicamente el día de solsticio, o el día más largo del año. Esta celebración comienza a formar parte de la cultura popular venezolana en el periodo colonial, y permitió la participación de la población indígena, africana y sus descendientes. En casi todas las poblaciones se realizan misas en su honor, se adorna el altar y se le pagan promesas por los favores recibidos.

En las comunidades donde se celebra a San Juan, se reconoce su vida y su relación con la de Jesucristo, a quien bautizó. Se concede valor tanto al baño de la imagen del Santo en su día; que en muchas poblaciones es la de un niño; como al baño de los devotos, quienes por tradición se sumergen en las aguas de playas o ríos a media noche del 23 de junio o en la madrugada del 24. Existe la creencia de que ese día el agua adquiere propiedades benéficas especiales, así como las plantas con propiedades medicinales o mágicas, que suelen recogerse durante la noche de la víspera.

A San Juan se le atribuyen innumerables milagros o beneficios que otorga a sus creyentes, puede verse reflejado tanto en los altares domésticos como en los públicos, las imágenes adornadas con un gran número de menudas figuras hechas con metales precioso, frutas y flores de la cosecha como ofrendas.

San JuanEn numerosas poblaciones de los estados Miranda, Aragua, Carabobo, Yaracuy, Sucre y Vargas realizan hasta el presente los homenajes a San Juan con la interpretación de música, cantos y bailes característicos. En este día los niños de los estados Guárico y Bolívar salen a trotar en sus “caballitos Sanjuaneros” de simple factura, pero de ingenua belleza. En Curiepe, celebran el “Encierro de San Juan” donde el Santo es llevado en procesión hasta la iglesia donde permanecerá hasta el año siguiente. La imagen es cargada por las calles del pueblo hasta llegar a la iglesia donde simulan la entrega de éste al sacerdote, pero la imagen es sacada por una puerta lateral a un sitio desconocido, donde todo está arreglado para realizar un velorio acompañado de bailes al son de los tambores. También se celebra el “San Juan Congo” el siguiente sábado después del San Juan Bautista. No figura en el calendario católico y a diferencia del otro, éste muestra sus atributos sexuales, posiblemente como símbolo de fertilidad.

Las Cofradías o Hermandades se encargan de cuidar la imagen del Santo, vestirla con trajes especiales el día de la fiesta, adornar el altar y las andas de la procesión, asegurar el mayor lucimiento de la celebración, crear sólidos vínculos de solidaridad entre los integrantes y mantener vivo el culto a sus Santos Patronos.

En esta festividad venezolana sobresale la ejecución de tambores, específicamente tambores de un solo parche o membrana, que reciben diversos nombres como: burro negro, campana, clarín o cumaco. Los tambores “mina” y “curbata o curbeta”, se tocan en conjunto, siendo el mina, el solita.

El trío de tambores redondos o “Culo e’ puya”, son tambores de dos parches, de los cuales solo uno se percute. En el velorio que antecede al día de San Juan suelen utilizarse “tamboras” y “tamboritos” de Fulía, también se emplea en algunas regiones la “guarura” o trompeta de caracol marino. La vestimenta de los devotos suelen ser sus prendas comunes, sin embargo, se ha popularizado en algunos lugares el empleo de banderas de color rojo para saludar al Santo.

tambores de San JuanEl baile ritual es comúnmente en parejas sucesivas que se alternan dentro de un círculo: los pasos y figuras atienden al contenido de la letra de las canciones e implican con frecuencia dramatizaciones cargadas de erotismo que el coro acompañante va indicando a sus bailadores. En Barlovento, el baile de tambor grande o “mina” lo inician las mujeres de la cofradía, quienes enlazadas en hileras hacen desplazamientos, mientras que el del tambor redondo o “culo e’ puya” se realiza dentro de una gran rueda o troya que forman cantadores, tocadores, bailadores y espectadores.

En algunas localidades como Guatire, y Barlovento al inicio de la fiesta se entonan cantos de fulías en los velorios en honor al Santo, para el saludo colectivo a la imagen, cuando sale de la iglesia y para el recorrido que se hace por las calles de la comunidad, y se interpreta el “Malembe”, en cambio en los estados Vargas, Yaracuy y Aragua se interpreta el “Sangueo”. Durante el ciclo festivo voces masculinas o femeninas entonan ante el altar, sin el acompañamiento de instrumentos musicales, los cantos llamados “Sirenas” con los que se piden y agradecen los favores, y seguidamente comienza el baile colectivo.

San Juan es el único santo, junto al niño Jesús, al que se le celebra su nacimiento, y la fe popular afirma que Dios le obsequio con el día más largo del año para que disfrutara de bastante alegría y tambor.