Calendario de fiestasExpresiones populares

La Culebra de Ipure

By 05/06/2020 junio 12th, 2020 No Comments

La manifestación tradicional venezolana conocida como “La Culebra de Ipure” o “Culebra de San Antonio”, está sustentada por una leyenda indígena transmitida por generaciones de manera oral.

Leyenda indígena convertida en tradición

La historia cuenta que, hace mucho tiempo, una familia de la comunidad de Ipure de San Antonio de Maturín, Estado Monagas, envió a sus hijas a buscar agua en la laguna, no sin antes advertirles que tuvieran cuidado de no perturbar la tranquilidad de las aguas, ya que en ellas descansaban unos “encantos” mientras sus padres estaban ocupados en las labores de la tierra y el hogar.

Al llegar a la orilla, a una de las niñas se le resbaló la tapara, por lo que se abalanzó sobre las aguas para buscarla, olvidando lo advertido por sus padres. Mientras la niña luchaba por rescatar la tapara en la orilla, un gran remolino comenzó a formarse en el centro de la laguna, produciendo olas cada vez más grandes. Asustada, la pequeña intentó vanamente salir del agua.

En ese momento, una serpiente de grandes proporciones emergió del centro del remolino, con gran rapidez se desplazó hacia la niña, atrapándola y llevándosela para desaparecer con ella. Mientras esto sucedía, su hermana estaba presenciando todo, corrió despavorida al encuentro de sus padres para relatarles lo ocurrido. La madre, al escuchar el relato de su hija, aslió en busca de su esposo y del resto de la comunidad para solicitar ayuda. Rápidamente las familias del poblado se reunieron para dirigirse a la laguna liderados por el chamán.

Mediante una serie de conjuros, el chamán logro abrir las aguas y adentrarse a la laguna, donde guiado por los “encantos buenos” encontró a la serpiente y tras vencerla, la arrastró a la orilla y le abrió el vientre recuperando el cuerpo sin vida de la niña. Muy tristes, se dirigieron todos al caserío para organizar el funeral de la niña, mientras que en la orilla de la laguna yacía muerta la culebra. Tiempo después, al volver para buscar a la serpiente, se llevaron una gran sorpresa, pues donde había quedado el animal, se había formado una nueva laguna. Esta historia dio pie a realizar una estampa musical bailable que hoy en día se conoce como “La Culebra de Ipure” y cada 13 de Junio se celebra en el caserío que le da nombre.

Esta celebración viene acompañada por un conjunto de músicos con sus carrizos, cuatros, guitarras, maracas, guaruras o trompeta de caracol y tamborita para acompañar al baile del Mare – Mare, junto con un género que en la región es llamado como “matachín”, el cual está representado por un grupo exclusivamente de mujeres que interpretará el baile de la “Culebra”.

Los elementos indígenas están presentes tanto en el género musical como en la danza. Esta culebra anteriormente era representada por la “güira” o culebra de agua, más vinculada a la leyenda arraigada a la laguna de Ipure; pero más recientemente se ha popularizado la versión de la culebra de Rabo Amarillo.

Unas veinticuatro mujeres de diferentes edades se ordenan en filas y por tamaños, para simbolizar el cuerpo del animal, las más altas estarán a la cabeza y las más bajas en la cola. Al son de la música comienzan a desplazarse graciosamente con movimientos en forma de serpiente, describen círculos y espirales, mientras van sujetas de la mano, por los hombros o por la cintura según determine la secuencia coreográfica. La primera en la fila viste de traje negro y amarillo, mientras que la última solo viste de traje negro. Este baile tiene como significado el pago de promesas por los milagros concedidos por el santo patrón.

Esta manifestación posee rasgos que permiten considerarla una diversión pascual que se ha integrado como parte del homenaje realizado por la gente de Ipure a San Antonio de Padua, donde su presentación frente a la iglesia es aceptada y esperada por la comunidad. En otras poblaciones del norte de Monagas, Sucre y Nueva Esparta, existen danzas de la culebra, casi todas relacionadas con las diversiones de pascua y carnaval.